Descubre la entrevista literaria a Abraham Stern  – Escritor

Hoy entrevisto al escritor Abraham Stern. autor de No temeré mal alguno

Biografía

Abraham Stern  – Escritor

Abraham Stern Feterman (San José, Costa Rica, 1967) es abogado, escritor y columnista de diversos artículos de opinión. A los cuarenta y ocho años se da a conocer con su primera obra literaria titulada En cuestión de segundos (Megustaescribir, 2015) y en su segunda novela nos entrega una nueva historia de suspense policial titulada No temeré mal alguno (Círculo Rojo, 2019). Además, ha destacado por sus artículos de opinión que publica en el periódico La Nación, La República y CRHOY de Costa Rica y en foros internacionales. Su infancia transcurre en dos de las principales ciudades de Costa Rica: San José y Alajuela, y allí entra en contacto con la renovación urbana de la ciudad capital.

A sus dieciocho años viaja a Israel en donde se expone por primera vez al posmodernismo que se vive en esa época a largo de Europa. Estudia Derecho en Costa Rica y Estados Unidos de Norteamérica (Nueva Orleans, Luisiana) e inicia una larga carrera profesional enfocada en Derecho Comercial y Marítimo. Durante los cuatro años que vivió en los Estados Unidos forma parte activa de la comunidad latinoamericana desempeñando funciones ad honorem en el consulado de Costa Rica en la ciudad de Nueva Orleans y como Tesorero para la Cámara de Comercio Hispana del Golfo de Luisiana.

Su vida académica se resume en el título de Maestría en Derecho Marítimo que obtiene de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans y como profesor en la Universidad de Costa Rica y en la Universidad de La Salle, en donde ha impartido diferentes cursos.

Redes Sociales

Facebook: Abraham Stern

Instagram: abrahamsternescritor

Web: http://abrahamstern.com/

Entrevista literaria a Abraham Stern

1. ¿Podrías decirnos qué significa el término literatura para ti?

El arte de plasmar en una hoja de papel historias inolvidables y que te dejan una huella permanente en tu conciencia y en el alma. Una frase, una estrofa, un estribillo, un poema, un cuento, una novela… Todo eso es literatura sin importar su calidad y su receptividad. Por supuesto que hay obras que trascienden y otras que no, pero todo lo que el ser humano produce por medio escrito es al final de cuentas una forma literaria.

2. ¿Cuándo comenzó tu aventura por escribir?

Desde que tengo memoria. Si me pides que te de un momento particular, diría que a eso de los 15 años. Era un estudiante mediocre en el Colegio, iba falta en lenguaje y mi padre me obligó a leer dos libros: Cien mil leguas de viaje submarino de Julio Verne y el Conde de Montecristo de Alexandre Dumas. Al principio, me aburrí un mundo, pero como estaba amenazado seguí leyendo y luego, en una fracción de segundo, me perdí entre las páginas de esos libros y nació de inmediato ese amor y esa aventura.

3. ¿Lo mejor y lo peor de ser escritor?

Lo mejor es sentarse frente el computador, con la página en blanco y saber que estas solo contra el mundo, pero sobre todo contra uno mismo. Es un temor irracional ya que nadie está viendo lo que vas a escribir y una ves que comienzas, se inicia una autoexploración que te va a permitir descubrir cosas muy intimas y personales que jamás pensaste que existieran. La satisfacción de terminar esa primera página es surreal y es lo que yo más disfruto.

Lo peor es saber que tienes en tus manos una buena obra y no tener los medios o recursos para que la gente te encuentre. Ser inexistente. Yo lo llamo el síndrome del escritor invisible o desconocido. Cada año se publican cientos de miles de títulos y es muy fácil que una pieza maestra literaria se pierda en ese bosque de autores. ¿Cuántos grandes novelistas han quedado en el olvido por ser invisibles, inexistente? Estoy seguro de que cientos, y así pueden pasar años o siglos, hasta que llega a las manos correctas y como si fuese un acto de magia, retoma vida y termina convirtiéndose en un Best Seller. La vida del escritor es una vida solitaria, dura, incomprendida… Se escribe por que te apasiona más que cualquier otra cosa. Es una vida sin puntos de exclamación. 

4. ¿Qué te aporta la escritura?

La vida misma. Sin la escritura no sería lo soy ni lo que he sido. Es un elemento esencial de mi existencia. Necesitamos agua, comida, aire, sueño, abrigo; para mi le escritura es una necesidad básica de mi existencia y sin ella soy un parcialmente vacío e incompleto.

5. ¿Algún escritor/a que te inspiré?

Por supuesto, Alexandre Dumas con el Conde de Montecristo. Gabriel García Márquez con cien años de soledad y mi preferido, La vida es un sueño de Pedro Calderón de la Barca. Ha muchos otros, pero con eso tres me alcanzan para vivir dos vidas completas, de ida y de regreso.

6. ¿Con qué personaje literario te sentarías a tomar una taza de café y por qué?

 Con Segismundo, el protagonista de la Vida es sueño. Me cuesta entender lo que puede llegar a sentir un ser humano que ha sido encerrado durante toda una vida por un padre que se creyó ingenuamente una maldición. No puede haber pecado más grande que el padre que abandona a su hijo. Lo invitaría a un buen café de Costa Rica, le miraría los ojos para intentar ver su alma, lo abrazaría y lloraría junto a él… Sin necesidad de cruzar palabra alguna. 

7. Si pudieses encerrar a algún personaje en el manicomio, ¿elegirías a alguien?

Quizás a Basilo (el padre de Segismundo) o a Hannibal Lecter del Silencio de los inocentes, pero si lo pienso bien, la verdad es que a ninguno. Hay muchos que están para el manicomio, pero perderían su esencia y razón de ser. Prefiero que los locos anden sueltos y puedan inyectarles a las historias el drama que solo ellos saben ofrecer. De locos, de poetas y de músicos todos tenemos un poco y cada uno merece su espacio en libertad.

8. Si pudieras ser el protagonista de un libro, ¿de qué libro te gustaría ser?

Creo que soy protagonista en cada uno de mis libros. No somos un tabula rasa, ni escribimos en un mundo vacío. Creo que cada uno de mis personajes lleva algo de mi ADN, sea bueno o malo, y me veo como un protagonista más dentro del relato. Si pudiese escribir una historia en la que fuese el “protagonistas”, sería un personaje que logra evitar el asesinato indiscriminado y la y tragedia que vivió mi pueblo en la segunda guerra mundial. Seis millones de almas desperdigadas en el aire merecen el estrellato.

9. Si pudieras darle un consejo a un escritor que empieza, ¿cuál sería?

Paciencia, humildad y perseverancia. Escribir no es fácil y no te vas a hacer rico de ello. El que escribe buscando fortunas encontrará la ruina. Hay que ser sincero con uno mismo, abrir las fibras más escondidas de tu personalidad y dejarte llevar. Escribe todos los días, unos minutos al menos y pronto te encontraras rodeado de historias increíbles que merecen ser contadas. Mi mayor consejo es que tu principal audiencia eres uno mismo. Si no logras enamorarte de lo que has escrito, ninguna otra persona lo hará por ti.

10. Un libro, una canción y un viaje de tu infancia

Cien años de Soledad, De vez en cuando la vida (Serrat), los viajes a Puntarenas en la costa pacifica de Costa Rica.

11. Para los que no te conocen, háblanos de tu libro.  Una razón por la que deberían leerte.

Me parece que la sinopsis es mi mejor carta de presentación: Durante más de veinticinco años estuvo huyendo de su pasado.

Su afamada carrera periodística le hizo creer que la horrenda adolescencia que vivió en Luisiana había desaparecido finalmente de su memoria. ¡Nunca estuvo tan equivocada! Justo cuando pensaba que vivía los mejores momentos de su vida, un brutal doble asesinato la hace regresar a Nueva Orleans para reportar el homicidio más detestable conocido en la historia de la ciudad. Su participación en la investigación resulta fundamental para resolver el crimen. Con el despiadado asesino bajo rejas, ella siente haber alcanzado la cúspide de su carrera profesional, pero en un juego del destino descubre un secreto de ese pasado personal que creyó haber olvidado y que le hizo salir huyendo sin saber lo que el futuro le tenía reservado. Madeleine Thomas ha regresado a casa… Ahora es tiempo de que conozca su aterradora verdad.

Es una novela negra, de suspense criminal y jurídico. Un libro que lo tiene todo. He dado lo mejor de mi en el proceso y pienso que es mi mejor obra hasta ahora. Como en todas las obras de este género, le prometo al lector que los tendré engañados una y otra vez. Cuando piensen que algo es cierto, pronto entenderán que no es más que una vil mentira y cuando piensen que algo es mentira, titubearan si podría haber sido ser verdad.  Es una novela que huye de lo políticamente correcto sin buscar contentar a nadie. Un verdadero rompecabezas de suspenso y juegos mortales.  En fin, encontrarán una novela de ritmo alto, muy gráfica, descarnada y políticamente incorrecta.

Es una novela cruda que no busca buscar contentar a nadie. Un verdadero rompecabezas de suspenso y juegos mortales.

Bueno, pues aquí concluye la entrevista,  muchas gracias   
Abraham Stern por colaborar con “Munduky

Descubre más sobre el libro No temeré mal alguno de Abraham Stern


A %d blogueros les gusta esto: