7 mujeres de las que tal vez no habrás oído hablar –Las españolas que no se conformaron

Reinaron, conspiraron, manejaron los hilos de la política y las artes entre bastidores, escribieron, actuaron como mecenas… son las españolas que participaron el espíritu de la época que les tocó vivir. Mujeres que echan por tierra el mito de que las españolas del pasado poco hicieron por rebelarse o romper las normas imperantes.

Ediciones Casiopea rescata a algunas de ellas en los libros: “Damas Ilustres en la historia de España”, “Mujeres Creadoras entre el Renacimiento y el Barroco” y, próximamente, “Las Damas más Inteligentes del siglo XVI”,todas ellos, de la autora Vicenta Márquez de la Plata.

ISABEL BARRETO DE MENDAÑA: ALMIRANTE Y GOBERNADORA DE LOS MARES DEL SUR

Esta gallega llegó a ser heredera de las Islas Salomón.  La suya es la historia de una mujer intrépida y aventurera. Hermosa, de cabellos rubios y ojos claros, (como lo son muchos gallegos), Isabel Barreto conoció, en 1586, al que sería su esposo: el navegante, Álvaro de Mendaña.

Él había cumplido los 40 y ella contaba solo con 20, pero entre ambos surgió el flechazo. Ella se enamoró del aventurero valiente, del caballero andante de los mares con el que compartiría aventuras. Al poco de casarse, partieron hacia unas islas del Índico que él había avistado y a las que había llamado Islas Salomón.

La travesía resultó terrible, enfrentaron un maremoto en el que se hundieron las naves que les acompañaba. Isabel sobrevivió y fue llamada «La Ricahembra Capitana».A partir de ahí, hubo de enfrentarse al hambre, a la falta de agua, al descontento de la tripulación y las enfermedades …

Ella, vestida con las ropas de su difunto esposo, impartió justicia y llevó la nave hacia las Filipinas, donde recaló con la embarcación muy malparada y con la mitad de los tripulantes (el resto había muerto de hambre). Fue recibida como una heroína y se dijo que era la reencarnación de la mítica reina de Saba. Allí volvió a casarse y empezó una nueva vida.

RUMBO A LAS AMÉRICAS EN EL S XVI

La de doña Mencía Calderón, fue también una aventura épica que tuvo como escenario el mar. Esta extremeña, esposa de Juan de Sanabria, acompañó en el siglo XVI y en una larga travesía por el Atlántico a cuarenta jóvenes hidalgas para casarse y repoblar con una aristocracia colonial el nuevo mundo.

Le llevó cuatro años alcanzar su destino. Sufrieron tormentas, padecieron falta de alimentos y de agua dulce, sufrieron importantes desperfectos en el navío, y murieron varios integrantes de la expedición…. Por fin, en enero de 1552, llegaron a Santa Catalina, (actual Brasil), donde tuvieron que vérselas con los belicosos y antropófagos nativos.

Desde allí, emprendieron el largo viaje a pie hasta su destino. Tras sortear mil obstáculos, grandes ríos, selvas y cordilleras, pasar hambre y sed, huir de las tribus de antropófagos y de los piratas, el grupo de mujeres alcanzó finalmente su destino el 15 de agosto de 1556.

LA VIRREINA DEL PERÚ

El 7 de junio de 1668, Pedro Fernández de Castro, siendo virrey del Perú se trasladaba con un ejército a algunas zonas rebeldes del país, dejando a su esposa a cargo del gobierno del Perú y delegando en sus manos el mando del virreinato como gobernadora.

De esta forma, la dama que había sido educada para atender a los hijos, fue investida de autoridad para dirigir el gobierno de la más importante colonia española en ultramar.

Ana Francisca de Borja demostró sus dotes de mando. Durante el ataque y posterior saqueo de Portobelo, en Panamá, a manos del pirata Henry Morgan, no se lo pensó dos veces y dispuso una acometida contra los piratas y emprendió una eficaz campaña dirigida a neutralizar otras amenazas de corsarios.

HEROÍNA DE LOS SITIOS DE ZARAGOZA

Pese a su rimbombante nombre, Doña Consolación Domitila de Azlor se sentía más a gusto entre el olor de la pólvora y el relincho de caballos que en las femeninas alcobas destinadas a bordar. Nacida en Gerona en 1773, se trasladó a vivir a Zaragoza donde se vio envuelta en los dos sitios que sufrió la ciudad a manos de los franceses.

Ella se negó a abandonar la ciudad, siendo leal a Palafox y participando activamente contra el ejército francés. Creó y dirigió el Cuerpo de Amazonas, para atender a los heridos y suministrar víveres y municiones a los combatientes.

Además, convirtió su palacio en hospital y empuñó armas protagonizando actos heroicos. En el Segundo Sitio, al producirse la capitulación de la ciudad en febrero de 1809, el mariscal francés la permitió abandonar Zaragoza, hasta que, concluida la guerra, ella regresó a su ciudad adoptiva.

LA PINTORA DEL RENACIMIENTO ESPAÑOL

En el siglo XVI, el mundo artístico español estuvo marcado por los tratantes, los grandes maestros de la escritura, la pintura y la escultura, los encargos reales y las grandes creaciones.

Pero ¿hubo mujeres en dicho escenario?, ¿qué españolas lograron hacerse un hueco en aquel mundo dominado por el hombre?, ¿cómo fueron sus vidas?, ¿qué papel jugaron en el proceso creativo de entonces?

La vida de Catalina de Mendoza nos desvela algunas de estas cuestiones. Aficionada a las ciencias, a la música, al dibujo y la pintura, algo poco usual entre las damas de su tiempo, como pintora, fue autora de varias obras. Además, fue una emprendedora adelantada a su tiempo que fundó el Colegio de los Jesuitas en la Universidad de Alcalá de Henares (1576), dónde puede verse en la fachada el escudo heráldico de su familia.

LUISA ROLDAN: “LA ROLDANA”

«El oro es como las mujeres, que todos hablan mal de ellas y todos las desean». Estas palabras de Lope de Vega, la gran figura del Siglo de Oro español, resumen la visión que la sociedad tenía de la mujer en una época en la que el matrimonio y el convento eran las dos únicas salidas para cualquier dama.

Sin embargo, algunas de ellas, pese a las prohibiciones y la cultura imperante, financiaron, apadrinaron, crearon, y lograron abrirse camino en el mundo de las artes obrando maravillas con su pluma, el buril o los pinceles. Luisa Rodán, más conocida como “La Roldana”, la primera escultora española registrada. A pesar de no ser muy conocida, es una de las principales figuras de la escultura del Barroco en la Andalucía de finales del siglo XVII y principios del XVIII.

NOVELAS PROHIBIDAS POR LA INQUISICIÓN

María de Zayas tampoco lo tuvo fácil. Esta escritora está considerada como una de las tres grandes autoras del Siglo de Oro español.

Precursora del feminismo, liberal, intelectual, denunció la opresión sufrida por las mujeres y del trato recibido por parte de los hombres.

Sus novelas cortas tuvieron gran éxito y se siguieron reimprimiendo hasta que en el siglo XVIII la Inquisición decidió prohibirlas. Sin duda, fue una adelantada a su tiempo. 

Más información de los libros

Viajeras de Leyenda”, dedicado a las viajeras victorianas; Reinas de la carretera”, sobre las pioneras de la bicicleta y los viajes en moto y automóvil; Damas Ilustres en la historia de España”, y Mujeres Creadoras entre el Renacimiento y el Barroco”.

A %d blogueros les gusta esto: