Saltar al contenido

30 aniversario de la muerte de Clärenore Stinnes

30 aniversario de la muerte de Clärenore Stinnes, que circunvaló el planeta en coche entre 1927 Y 1929

30 aniversario de la muerte de Clärenore Stinnes

30 aniversario de la muerte de Clärenore Stinnes

Poco importaron los problemas a lo largo del camino, ellas echaron mano de su imaginación para hacerlos frente.

Observaron el comportamiento de sus vehículos por el camino, aprendiendo del sonido del motor, a veces renqueante, a veces enloquecido.

Usaron alfileres para limpiar una tubería de combustible obstruida o una liga para aislar un cable. No pocos se asustaron al ver a aquellas damas al mando de los primeros vehículos propulsados por un motor. Los baches, las sacudidas, no enfriaron su ánimo. Muy al contrario, parecieron animar su resolución.

Esquivaron los promontorios y las barreras aduaneras sacudidas por ráfagas de felicidad. Fueron las pioneras de la carretera, damas elegantes, asombrosas.

Sus proezas confirmaron lo que muchos ya sospechaban: Ni la mujer era tan ignorante, ni tan débil, ni tan inútil como la mayoría pensaba.  Pese a que frases como: «Los vehículos no son asunto de mujeres», habían sido pronunciadas en incontables ocasiones, ellas lograron engañar al destino colándose en la historia de la conducción.

La vuelta al mundo en 1927

Clarenore Stinnes, fallecida el 7 de septiembre de 1990, fue una de ellas. Esta alemana nació en 1901, cuando la producción masiva de automóviles daba comienzo y comenzaban a rodar por el mundo.

Apasionada del automovilismo desde niña, a los 18 años ya tenía permiso de conducir y a los 24 competía. Pronto se destacó como una de las mejores pilotos de Europa. Al cumplir los 26 años, se había hecho con diecisiete victorias automovilísticas, a pesar de no existir la modalidad femenina y tener que competir con hombres.

Su gran sueño comenzó a gestarse en la dura competición “Leningrado-Moscú-Tbilisi-Moscú”, carrera en la que resultó ser la única mujer entre los 53 participantes y que ganó holgadamente. Atraída por la idea de conocer otros destinos, se propuso dar la vuelta al mundo y se las ingenió para buscar financiación de la industria automovilística alemana gracias a su fama y su apellido.

Clärenore Stinnes - das Interview

Ella y el fotógrafo sueco, Carl-Axel Söderström, partieron de Frankfurt en mayo de 1927 a bordo de un Adler Standard, seguidos del vehículo de apoyo con dos mecánicos, algunos repuestos y 148 huevos duros como alimento.

En aquel viaje ocurrió de todo: En Siberia soportaron 53º bajo cero y enfrentaron el ataque de lobos hambrientos; en el camino a Bagdad las temperaturas llegaban a 54º a la sombra; en la travesía de Mongolia a China fueron azotados por tormentas de arena, en el desierto de Gobi escaparon por de milagro de los depredadores; en los Andes tuvieron que usar dinamita para liberar el camino; el coche se rompía una y otra vez y Stinnes y Söderström se hicieron especialistas en cambiar semiejes y sufrir continuas averías.

Pese a las dificultades, al cansancio, ella mantuvo su peculiar sentido del humor. La resistencia y voluntad de esta aventurera de 26 años quedó manifiesta. Tras 25 meses, casi 50.000 km., unas 800 fotografías y películas y de compartir la vuelta al mundo, Carl-Axel Söderström se animó a declararle su amor y le propuso matrimonio.

 Ella por supuesto aceptó… Fue una aventura con final feliz. El 7 de septiembre se cumple el 30 aniversario de la desaparición de una de esas damas pioneras que rompieron moldes demostrando que la aventura es un virus que no hace distinción de sexo.

Ediciones Casiopea tiene publicado en versión digital el libro de su aventura: En auto a través de los continentes

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twitter
Visit Us
Follow Me
Instagram
RSS
Email
A %d blogueros les gusta esto: