Saltar al contenido

Una española reina de los mares del sur

Una española reina de los mares del sur

Una española reina de los mares del sur

Una española reina de los mares del sur

"Mujeres que vistieron de hombre" rescata la memoria de una intrépida española convertidaen almiranta y reina de los mares del sur

En marzo de 1521, hace quinientos años, con escasez de víveres y problemas con el escorbuto, Magallanes arribaba a unas islas que llamaron de los Ladrones —posteriormente se las Marianas— donde se abastecieron y fueron objeto de diversos asaltos y robos, de ahí el nombre. El siguiente destino serían las islas de San Lorenzo —las Filipinas— donde los indígenas acogieron cordialmente a los navegantes a quienes facilitaron numerosas provisiones. Magallanes, que partió hacia Leyte y Cebú, no completaría con vida su periplo, pero las Filipinas entraron en la Corona de España como las tierras más alejadas de la Península. Esta fecha marcó el comienzo de un periodo de apogeo y dominio español en los mares.

“Había una verdadera efervescencia descubridora y todo parecía posible, de ahí que Álvaro de Mendaña buscara nuevas tierras por el Pacífico porque la redondez de la tierra hacía suponer que podrían llegar a ellas tanto por el este como por el oeste, y más partiendo desde el Perú, desde donde calculaban que estarían más cerca que zarpando desde España”.  Mendaña descubrió las islas Salomón y a su muerte, su esposa y viuda, Isabel Barreto, emprendió la tarea de recuperar estas islas. Vicenta Márquez de la Plata recoge en su último libro MUJERES QUE VISTIERON DE HOMBRE,  —dedicado a algunas damas que tuvieron que falsear su identidad—la increíble historia de esta pionera nacida en Pontevedra, la primera Almiranta y Adelantada de los Mares del Sur.

El flechazo

“De ella cuentan que era hermosa sobre todo para los cánones de entonces: era rubia y de ojos azules, como hoy mismo tantas mujeres gallegas con sangre celta. Era muy joven todavía cuando conoció en Lima a un aventurero que captó su imaginación: un hombre famoso y con una estela de héroe y aventurero: don Álvaro de Mendaña”. Así describe Vicenta Márquez de la Plata el histórico encuentro que tuvo lugar en 1586. “Ella en las reuniones con los virreyes tuvo ocasión de hablar con Mendaña, quien había doblado el cabo a los cuarenta años. Ella no tenía aún veinte, pero algo les atrajo mutuamente y terminaron por pedir permiso a los virreyes para contraer matrimonio”.

Aventuras compartidas

“Era la época de Pizarro y Cortés, y Álvaro de Mendaña no les iba a la zaga.” Sin duda, don Álvaro relataría una y otra vez a Isabel la prodigiosa historia de las Islas Salomón, de las cuales él era el descubridor. La historia de las susodichas Islas y su descubrimiento marcaron el destino de Isabel Barreto, luego de Mendaña.

 “En 1586 ambos se casaron y con la amistad y el patronazgo de los virreyes gozaron y disfrutaron con cuanto brillaba en la corte limeña. El nuevo matrimonio era parte de esa corte brillante y heroica, donde se soñaba con El Dorado y aquella otra Tierra de la Eterna Juventud, que había perseguido Ponce de León en tierras del Norte, sin haberlas hallado. Beatriz y Álvaro eran seres inquietos y mientras Álvaro relataba a su esposa sus aventuras ella soñaba con vivir algo semejante”. Así comenzó su aventura en común en su expedición de cuatro galeones a las Islas Salomón con la intención de recuperarlas”, afirma la escritora. “El entusiasmo de doña Isabel no tenía límites y pronto abandonó los trajes de brocado y terciopelo para vestir más acorde con la nueva circunstancia”.

Descubrimiento de las Marquesas

A más de mil leguas de su lugar de partida hicieron un descubrimiento sensacional: “Era el 21 de julio de 1595, tras más de tres meses desde que salieran del Callao, divisaron tierra firme. Había un conjunto de islas a las que, en honor a la virreina, marquesa de Cañete, bautizaron como Islas Marquesas de Mendoza”.  Esta sería una de las muchas aventuras compartidas.

Almiranta y Adelantada de los Mares del Sur

“Tras partir de las Marquesas la salud de Mendaña, que hasta entonces parecía de hierro, empezó a resentirse. Quizá había adquirido alguna enfermedad tropical, como la malaria u otra parecida”. Llegado un momento momento en que la fiebre le otorgaba aún algo de lucidez, llamó a su Piloto Mayor, Fernández de Quirós y a otros testigos y renunció al mando el cual confirió en tiempo y forma legales a su esposa doña Isabel”. Fue así como esta española pasaría a ser la primera Almiranta y Adelantada de las Islas de la Mar Océana, así como Capitana de la “San Gerónimo" y Gobernadora de los lugares que se fundaron en el futuro. A sus veintiocho años, y con la única experiencia marítima de aquellos tres meses, —excepto por el viaje de España hasta el Perú—, se enfrentaría a una vida azarosa y temeraria que tendría como escenario el océano.

MUJERES QUE VISTIERON DE HOMBRE, de momento en versión digital, está editado por Casiopea.

Please follow and like us:

2 comentarios en “Una española reina de los mares del sur

  1. Lala tur

    Hola,
    Qué interesante. Desconocía totalmente la historia. Me resulta curioso conocer vidas pasadas, cómo se abrieron paso entre las circunstancias de ese momento.
    Una mujer muy valiente sin duda alguna.
    Saludos

    Responder
  2. Rebecaml

    Una mujer admirable, desconocía de la historia de Isabel Barreto, se ve que tenía mucha osadía y que tenía un espíritu aventurero que para la época que le tocó vivir no era usual, bien por ella y que bueno que ahora se hable más sobre mujeres y su rol en la historia.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twitter
Visit Us
Follow Me
Instagram
RSS
Email
A %d blogueros les gusta esto: